viernes, 4 de diciembre de 2009

El escándalo del Cambio Climático

Un hacker reveló documentos y correos electrónicos pertenecientes a algunos de los científicos que integran el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) de la ONU. Esta ha sacado a la luz una verdadera conspiración de la elite científica del planeta destinada a manipular datos y destruir pruebas que plantean dudas a cerca de que el calentamiento global sea de origen antropomorfico, en lo que podría ser uno de los mayores escándalos de la historia científica. Estos textos, provenientes de correos electrónicos que se enviaban entre sí los científicos del IPCC y a documentos almacenados en sus ordenadores, pueden verse acuerdos para manipular datos, destrucción de pruebas importantes y -en general- toda una conspiración destinada a evitar que los científicos que sostienen que el cambio climático es de origen natural publiquen sus teorías en revistas científicas.

No hay dudas al respecto. El contenido de los documentos que han salido a la luz es concluyente: los científicos implicados no hay tenido ningún remordimiento al “maquillar” los datos disponibles para que ajusten satisfactoriamente la teoría que proponen. Por ejemplo, un correo del pasado 28 de septiembre revela cómo uno de los científicos anuncia su intención de bajar 0,15 grados la temperatura registrada en una zona del océano “para que se ajuste a sus modelos climáticos.” En otro, David Parker (que a esta hora debe estar pasando uno de los peores “veranitos” de su vida) analiza la posibilidad de “cambiar el período de referencia para elaborar el índice de temperatura global.” Intenta convencer a sus colegas de que caso contrario, se “reflejaría que el actual período es menos cálido de lo que pretendemos hacer creer.”

Tim Osborn describe cómo varios datos son manipulados para ocultar que los resultados de un estudio. Los datos reales -lecturas de la temperatura global a lo largo de varios meses- muestran una aparente tendencia al enfriamiento del planeta. El mismo Michael Mann, climatólogo del IPCC, afirma en otro correo que sería bueno "contener la temperatura del Período Cálido Medieval". Tom Wigley le comenta a otro colega que “el calentamiento en la superficie terrestre desde 1980 fue de casi el doble que en los océanos, un dato que no debe salir a la luz, ya que podría ser utilizado por los científicos escépticos como prueba de que los centros urbanos constituyen auténticas islas de calor, sin que esto nada tenga que ver con el calentamiento global.”

Lo peor de todo es que no se trata de un engaño reciente o aislado. Hay documentos que tienen fecha de 1999, en los que un científico reconoce haber usado un truco para "ocultar el descenso" de temperaturas. Simplemente, ocultó la divergencia entre las temperaturas de 1960 en adelante y los registros de los anillos de los árboles empleados para reconstruir el clima pasado. Cuando algún grupo de datos parecía indicar lo contrario a sus teorías, directamente no se los tomaba en cuenta. Todo esto -como resulta obvio- los ponía bastante nerviosos. El propio Mann, uno de los firmantes de los informes del IPCC, protesta en sus correos por la “máquina de ataque pagada por las multinacionales”, refiriéndose a las empresas que subvencionan a los científicos que sostienen ideas opuestas a las del IPCC. Podríamos seguir enumerando ejemplos, pero seguramente con los que hemos mencionado alcanza para que tengas una idea de la magnitud del escándalo. Solo mencionaremos otro caso, quizás el más grave: como las leyes británicas obligan a revelar todos los archivos relacionados con las investigaciones que han sido financiadas con dinero público, como son las del CRU, a través de un correo la institución les pide a varios científicos (de diversas universidades) que “borren ciertos mensajes”, lo que es interpretado como un posible intento de evitar verse obligados a descubrir contenidos "incómodos" ante una posible petición bajo las leyes británicas.

La actitud del IPCC y del CRU frente a estos hechos es más o menos la esperada. En primer lugar, el director del CRU, Phil Jones, ha sido obligado a dimitir. Y en segundo, la Universidad de East Anglia sostiene que “algunas frases de los correos han sido sacadas de contexto para argumentar que el cambio climático es un invento de la comunidad científica”. También envió un comunicado en el que se menciona “una investigación para examinar los correos y determinar si existe prueba de manipulación.” Es indudable que esto deja el prestigio del IPCC por el piso. Lo más grave de todo es que si no se hubiesen falseado los datos, muy posiblemente la situación del planeta en los próximos años sería prácticamente la misma. Es decir, a pesar de lo que estos verdaderos delincuentes de la ciencia han hecho, las emisiones de gases de efecto invernadero son realmente nefastas. El haber incurrido en estas prácticas se convertirá -sin dudas- en el mejor argumento para aquellas empresas y gobiernos que sostienen que se puede seguir emitiendo gases sin consecuencias. Aunque CRU e IPCC sean defenestrados y otras instituciones las reemplacen, el fantasma del fraude seguirá pesando sobre cada informe que se presente.

FUENTE: NEOTEO
Se ha producido un error en este gadget.

ScienceDaily: Latest Science News